¿Está Zara empezando a medir la felicidad de sus clientes?

A pesar de que la felicidad y sus emociones son gaseosas, volátiles, arduas de medir y difíciles de gestionar, es tiempo de acabar con la racionalidad que ha imperado durante los últimos 100 años. Esta línea de pensamiento comienza a ser retada por una visión más vanguardista, observándose una adhesión al lado emocional en la experiencia del cliente, y por tanto, por incrementar la inteligencia emocional de las empresas y comenzar a medir la felicidad del cliente

Leer más