Bienvenidos al Renacimiento de la Realidad Virtual

realidad virtual - jose canteraHoy he disfrutado de mi primera inmersión en el mundo de la realidad virtual gracias a los amigos de Future LightHouse y la experiencia ha sido simplemente serendipity en estado puro, ha sobrepasado mayúsculamente cualquier tipo de expectativa que tenía. Simplemente me he sentido como Neo, el protagonista de la película Matrix, desafiando a las leyes de la física, corriendo por las paredes y desapareciendo repentinamente, pues por unos momentos mi conciencia parecía estar incrustada en Matrix, una simulación de realidad virtual creada por máquinas inteligentes. He tenido la fortuna de desarrollar mi carrera profesional alrededor del nacimiento de Internet y su evolución posterior, siendo testigo del lanzamiento y consolidación de nuevas innovaciones que han ido mejorado significativamente nuestra forma de vivir y nuestro niveles de bienestar y felicidad. Pero la experiencia que he vivido hoy es simplemente entrar en nueva dimensión de magnitudes colosales. Todo el ecosistema tecnológico en torno a la realidad virtual creo que puede ser uno de los mayores regalos que va a recibir la humanidad en los próximos años, pues el potencial que tiene para construir un mundo mejor es sencillamente inimaginable. Podríamos vaticinar que estamos asistiendo al amanecer de un nuevo Renacimiento, un Renacimiento Virtual en el que conviviremos con una realidad paralela de nuevas experiencias a través de insospechadas sensaciones, sentimientos y emociones.

La realidad virtual y la democratización de una nueva manera de contar historias

La época que abre la realidad virtual aparenta tener rasgos muy parecidos al Renacimiento de los siglos XV y XVI. El Renacimiento fue fruto de la difusión de las ideas del humanismo, que determinaron una nueva concepción del hombre y del mundo, pues se sustituyó el “teocentrismo” de la Edad Media por un cierto “antropocentrismo”. Uno de los principales motores del cambio renacentista, fue el invento y desarrollo de la imprenta, pues facilitó la difusión masiva de información, conocimiento, ideas, cultura, arte y ciencia. Por primera vez en la historia de la humanidad, se produjo una “democratización” del conocimiento, que anteriormente estaba recogido en manuscritos, que eran controlados y custodiados por las élites del clero y la nobleza. Posteriormente, este espíritu de cambio y transformación, alcanzó un nuevo hito en la época de la Ilustración, dando paso a unos años con una enorme actividad creativa y pensadora en diversos ámbitos que desembocaron finalmente en la consolidación de los regímenes democráticos y la revolución industrial de los siglos XVIII y XIX, donde se construyeron los pilares de la sociedad en la que vivimos hoy en día. Posteriormente, con la llegada de Internet a finales del siglo XX, la democratización del conocimiento volvió a dar otro verdadero salto cualitativo gracias a que podemos acceder instantáneamente desde un ordenador o un móvil a todo el conocimiento generado en la historia de la humanidad y a toda la información que se genera diariamente, rompiéndose al mismo tiempo las barreras espaciales para la comunicación y la colaboración entre las personas.

Gracias al estudio científico de cómo funciona nuestro cerebro, hoy sabemos que las emociones son absolutamente críticas en nuestras decisiones. Aunque pueda parecernos muy extraño, las personas no razonamos, sino que reaccionamos emocionalmente. En cualquier toma de decisión la intuición es mucho más decisiva que la razón. El espacio que ocupa la intuición en el cerebro es muchísimo mayor que el destinado al pensamiento racional y cuando nos damos cuenta que hemos tomado una decisión, milésimas de segundos antes, una parte de nuestro cerebro ya la ha tomado de manera intuitiva. En el cerebro existen unas zonas de refuerzo positivo que se denominan centros de recompensa y que están muy unidos con el placer. Este mecanismo cerebral ha sido fundamental para la supervivencia y perpetuación de nuestra especie ya que se estimulan cuando comemos, bebemos o tenemos relaciones sexuales. Estas mismas zonas también se activan cuando compramos algo que nos haya hecho sentir placer. Pero no hay nada que tengamos en nuestra mente que anteriormente no haya pasado antes por nuestros sentidos. Por tanto, como personas en general y como consumidores en particular, nuestras decisiones están movidas no por la información que analizamos racionalmente, sino por los estímulos sensoriales que activan nuestras emociones inmediatas y los recuerdos de nuestra memoria.

Aventurándome a hacer un ejercicio de analogía, me atrevería a vaticinar que la realidad virtual añade una nueva dimensión a la historia del hombre. El contar historias es la base de la actividad social del ser humano, pues de esta manera aprendemos, socializamos, nos enamoramos, nos entretenemos, hacemos negocios, política o cualquier actividad que se nos venga a la cabeza. Primero fue el boca a oreja, luego llego el papel, la fotografía, el vídeo y finalmente el mundo multimedia de Internet. Pero con la realidad virtual no solo podremos contar historias sino vivirlas intensamente gracias a una capacidad aumentada para emocionar mental, física, y sobre todo, muy íntimamente.

La realidad virtual ya es una realidad a la vuelta de la esquina

Este poder de las historias a través de las emociones lo conocen muy bien los chicos de Hollywood o de Cirque du Soleil, pero gracias a la realidad virtual por fin podrá democratizarse y extenderse a cualquier ámbito de nuestro día a día. Una gran futuro donde compañías como Facebook quieren estar presentes y que explica porque ha invertido 2.000 millones de dólares en la adquisición de Oculus, una startup líder en el campo de la realidad virtual inmersiva. “La historia de nuestra industria es que cada 10 o 15 años hay una nueva gran plataforma de computación, ya sea el PC, la Web o el móvil“, dijo el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg , en una conferencia con analistas y medios de comunicación para explicar los detalles de la adquisición. Oculus operará como una compañía independiente, aunque Zuckerberg hizo hincapié en que los planes de Facebook para Oculus es extenderse mucho más allá de los juegos.

realidad virtual - mark zuckerberg

Nadie parece querer perderse esta fiesta, y los pasos de Facebook están siendo replicados por Google, Microsoft, Apple, Sony, HTC o Samsung con sus primeros desarrollos e inversiones en este mundo. En el CES de este año, el salón mundial de la electrónica que se celebra cada Enero en Las Vegas, la realidad virtual fue la gran estrella invitada. Se han podido ver propuestas de todo tipo, con aplicaciones que van desde los deportes al sexo. Por tanto, todo indica que la realidad virtual está a la vuelta de la esquina. Después de años de espera, este 2016 llegarán a las tiendas varios dispositivos que ofrecerán a los usuarios la oportunidad de vivir este tipo de experiencias inmersivas, a las que ya podemos acceder desde menos de 10€ utilizando la versión low cost Google Cardboard, unas gafas de cartón que se acoplan sobre el móvil, de las que se han vendido más de 5 millones de unidades.

¿Os imagináis como podría reinventarse la educación si los niños vivieran mientras aprenden una experiencia más emocionante aún que cuando ven una película de Walt Disney? ¿Os imagináis vivir de primera mano las noticias en lugar que nos las cuente un periodista o un reportero? ¿Os imagináis como se podría enseñar la anatomía pudiendo navegar por las entrañas de un cuerpo humano? ¿Os imagináis poder viajar a cualquier lugar del planeta desde el salón de vuestra casa? ¿Os imagináis ver la final de la Champions League tan cerca de los jugadores como si fuerais el árbitro del partido? ¿Os imagináis poder comprar en vuestra tienda favorita pero sin tener que estar físicamente en ella? ¿Os imagináis tener una reunión de trabajo con personas sentadas a miles de kilómetros de vuestra oficina pero sentirlos como si estuvieran sentados a vuestro lado? ¿Os imagináis poder compartir en Facebook con vuestros amigos una experiencia para que la puedan vivir igual que la habéis vivido vosotros? ¿Os imagináis como cambiaría la labor de ingenieros, arquitectos, diseñadores y artistas de todo tipo a la hora de imaginar y conceptualziar sus nuevas creaciones? ¿Os imagináis poder viajar a cualquier hecho histórico y ser espectadores de primera mano? ¿Os imagináis que todo esto y más se pudiera llevar a los países menos desarrollados del mundo y romper la brecha de prosperidad que les impone el no poder conocer ni vivir la experiencias del mundo más avanzado?

***

Bienvenidos al futuro y empezar a imaginar pues todo volverá a renacer gracias a la realidad virtual. Estamos tan solo empezando a escribir la primera página de como comunicarnos y relacionarnos a través de una nueva manera de contar historias, y no olvidemos que las personas que han cambiado el mundo son las que han sido capaces de contar un historia a la que nos hemos sumado y que finalmente hemos hecho propia. Y sino que se lo cuenten a Jesucristo, Isaac Newton, Leonardo Da Vinci, Charles Darwin, Martin Luther King o Steve Jobs. ¿Os imagináis lo que pudieran haber hecho contando sus historias con realidad virtual?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *