¿Si WhatsApp será gratis cuál será su modelo de negocio?

Esta semana WhatsApp ha comunicado que será gratis y abandona definitivamente la opción de cobrar una cuota anual a sus casi 1.000 millones de usuarios. Aunque en la práctica, solo un pequeño porcentaje de las personas que utilizan la aplicación de mensajería han pagado los 89 céntimos de Euro que suponía su subscripción anual, no se han hecho esperar las opiniones, elucubraciones y debates sobre el cuál será el modelo de negocio de WhatsApp y su viabilidad a futuro. Jan Koum, cofundador de WhatsApp, ha dado algunas pistas pero sin dejar claro el modelo: “No hemos tirado ni una línea de código, pero queremos que la gente se quede tranquila que no habrá publicidad en el producto”. Simplemente ha compartido que están explorando servicios de pago destinados a empresas para que puedan utilizar WhatsApp como plataforma de comunicación con sus clientes. Por tanto, han comenzado las apuestas sobre cuál será el modelo de negocio de WhatsApp para que Facebook pueda poner en valor los 19.000 millones de dólares que pagó por la compañía en febrero de 2014. Sin pretender ser pretencioso, me aventuro a compartir mi vaticinio y sumarme al juego de profecías, obviamente bajo mi personal perspectiva de Design For Happiness.

El modelo de negocio de WhatsApp podría crear valor mejorando el estilo de vida de las personas

WhatsApp es una de las pocas aplicaciones que son parte inseparable del estilo de vida de casi un billón de personas a lo largo del planeta, junto a otras apps de mensajería instantánea como Facebook Messenger, WeChat, Viber, Telegram o Line. Nueve de cada diez personas que tiene un smartphone utilizan los 365 días del año este tipo de aplicaciones, un nivel de uso que está por delante de buscadores y redes sociales. Obviamente satisfacen de manera sencilla y gratuita la necesidad primaria y vital del ser humano de comunicarse con sus semejantes, pero últimamente ya no sólo las utilizamos para chatear, compartir fotos y videos e incluso para hacer llamadas. En países emergentes como China, donde Internet llegó tarde y nació directamente en el móvil, aplicaciones como WeChat son la forma natural de utilizar los servicios digitales que mejoran nuestro estilo de vida y nuestro nivel de felicidad. Desde WeChat escuchan música, piden y pagan el taxi, reservan vuelos, realizan transferencias, hacen sus compras por Internet, pagan sus compras en tiendas físicas o contratan servicios como luz, gas o seguros.

modelo de negocio de modelo de negocio de whatsapp-usuarios

Por tanto, WhatsApp tiene la posibilidad de explotar este modelo intensamente. Para sus casi 1.000 millones de usuarios es una “killer app” y podría ser la vía de entrada para otros servicios que utilizan habitualmente en su estilo de vida, ahorrándose la necesidad de descargar otras aplicaciones y recordar cientos de nombres de usuario y contraseñas. ¿Qué prefieres descargar una aplicación específica para pedir el taxi o simplemente mandarle un WhatsApp a tu compañía habitual de taxi? La misma pregunta se podría plantear a la hora de reservar mesa en un restaurante, comprar un billete de avión o hacer una transferencia. Estamos realmente “app-foxicados” y ciertamente perdidos entre millones de aplicaciones para cualquier cosa que nos podamos imaginar. Por tanto, no es de extrañar que Facebook, dueño de WhatsApp, esté apostando por la “app-solescencia” a través de convertir tanto a WhatsApp como a Facebook Messenger en un “mamá digital” cuya principal propósito sea el de ayudarnos en labores cotidianas del día a día.

El modelo de negocio de WhatsApp podría entregar valor a través de un ecosistema abierto a terceros

Si WhatsApp se propone como propósito de compañía el mejorar el estilo de vida de las personas y sus niveles de felicidad tendrá que tener la suficiente humildad para asumir que no podrá hacerlo sólo. Obviamente seguirán trabajando en innovar en su ADN como plataforma de comunicación mejorando por ejemplo todo lo relativo a la seguridad que es motivo de muchas quejas. Pero al mismo tiempo tendría que convertirse en un ecosistema en el que convivan de manera natural tanto servicios propios como de terceras empresas. Detrás del éxito que representa que 600 millones de personas utilicen WeChat para tantas cosas en su día a día, están los 10 millones de empresas conectadas a su ecosistema que proveen la mayoría de los servicios. WeChat se ha convertido en una plataforma abierta donde clientes y empresas se conocen, se comunican y se relacionan, es decir, hacen negocios.

mensajeria-como-plataforma

Esta innovación de convertir un producto en un ecosistema ha sido absolutamente trascendental para que Microsoft haya dominado la era del PC con Windows o para que Apple haya liderado la segunda ola digital a través de la revolución que supuso iPhone y el ecosistema creado alrededor de la App Store. Es más que probable que la próxima gran disrupción en el mundo digital venga de la mano de las plataformas de mensajería instantánea al convertirse en verdaderos ecosistemas alrededor del día a día de las personas, donde millones de empresas se relacionen con sus clientes de la misma manera que actualmente lo hacen a través de plataformas como Google, Amazon, Twitter o Facebook.

El modelo de negocio de WhatsApp podría capturar valor asimétricamente

Hasta ahora el modelo de negocio de WhastApp era totalmente simétrico porque la creación y captura del valor estaban perfectamente alienadas en la típica cadena de valor. Creaba valor a sus clientes con servicios de mensajería, para entregar esos servicios tenía que invertir en software y comunicaciones, y finalmente, trataba de capturar valor poniendo un precio a sus servicios que pudiera generar a término un margen positivo sobre los costes incurridos. Es decir, la cuenta de la vieja de toda la vida, pero que nunca resultó positiva por la pequeña cantidad de ingresos generados frente a la magnitud de sus costes operativos.

Pero una de las innovaciones más disruptivas del mundo digital son los modelos de negocio asimétricos, aquellos que son capaces de crear valor con un servicio pero monetizar o capturar el valor con otro totalmente diferente, pero ambos conectados sobre una misma plataforma tecnológica. Google es quizás quien mejor domina este ingenio económico. Google genera muchísimo valor con aplicaciones como Google Search, Google Maps, YouTube o Gmail, y que encima, son gratuitas para los usuarios. La genialidad de Google ha sido desarrollar un modelo de monetización basado en servicios de marketing para empresas, es decir, Google conecta a los clientes de sus aplicaciones con las marcas, poniendo en valor todo el conocimiento extraído de los datos que se generan cuando las personas utilizan sus aplicaciones. Todo ello magistralmente integrado en una misma plataforma.

modelo de negocio de whatsapp - modelo de negocio asimétrico

Este enfoque podría ser aplicado en el modelo de negocio de WhatsApp si es capaz de crear un ecosistema y convertirlo en una plataforma transaccional donde sus socios externos puedan ofrecer sus servicios a los clientes de WhatsApp y compartir generosamente los beneficios con ellos para que tengan el incentivo necesario para invertir su tiempo y su dinero en desarrollar servicios y contenidos adaptados a WhatsApp.

***

El modelo de negocio de WhatsApp podría dar un verdadero salto cualitativo si es capaz de convertir su producto en un ecosistema de servicios alrededor del estilo de vida de sus clientes. Es el gran valor de la diversidad complementaria, pues como decía La Madre Teresa de Calcuta; “Yo hago lo que usted no puede, y usted hace lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas”. Pero como suelo decir, preparar las palomitas porque empieza el siguiente capítulo de “Digital Wars”, la guerra por el futuro de Internet.

Deja un comentario en: “¿Si WhatsApp será gratis cuál será su modelo de negocio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *