Un arma de construcción masiva de felicidad

¿Es posible utilizar a las empresas como arma de construcción masiva de felicidad? ¿Es posible otro modelo de compañía de éxito cuyo único designio no sea el de ganar dinero por encima de cualquier cosa y a costa de todo? ¿Es viable una visión empresarial cuyo propósito sea el de generar felicidad para

sus clientes y empleados creando al mismo tiempo cantidades ingentes de valor para sus accionistas? Empresas como Amazon, Apple, BMW, Burberry, Cirque du Soleil, Discovery, Disney, FC Barcelona, Ferrero, Four Seasons, Google, Morning Star, Netflix, Nike, P&G, Salesforce.com, Starbucks, South West, Virgin, Zara o Zappos son magníficas evidencias de que es factible un nuevo paradigma de empresa como arma de construcción masiva que ponga la felicidad de las personas en el centro de todo. Cómo he intentado demostrar en la Teoria del Huevo Kinder, creo que existe una nueva forma de hacer negocios basada en el propósito de mejorar el estilo de vida de las personas y contribuir a su felicidad. La singularidad de este modelo es que aquellas compañías que más se obsesionan por hacer este sueño realidad, más y mejores resultados acaban generando para sus accionistas. Es la magia de un círculo virtuoso que conecta a clientes, empleados y accionistas.

Pienso que podemos transformar a las empresas como arma de construcción masiva a través de un nuevo paradigma basado en la felicidad. Una empresa que anteponga la prosperidad de la humanidad a los beneficios a corto plazo. Una empresa que no piense en necesidades de consumo sino en anhelos de felicidad y estilos de vida. Una empresa que abandone la manipulación cortoplacista para cerrar transacciones comerciales y que inspire confianza en aras de construir relaciones emocionales. Una empresa que tire abajo sus fronteras internas y construya un ecosistema abierto a la colaboración con terceros. Una empresa que rompe con las jerarquías y las cadenas de mando para abrazar con fuerza el paradigma de la auto-organización y la colaboración horizontal entre iguales. Una empresa que no ofrezca puestos de trabajo impersonales sino que seduzca a seguidores para hacer un sueño realidad. Una empresa que deje de pensar en gestionar recursos humanos, procesos y sistemas, y se ponga a liderar personas que aspiran a ser felices en su trabajo. Una empresa por y para la felicidad de las personas.

¿Qué pasaría si todos nos pusiéramos a pensar y actuar con el propósito de mejorar el mundo a través de la felicidad de sus siete mil millones de habitantes? ¿No es posible otro modelo de compañía como instrumento para hacer este sueño realidad? ¿Porqué no repensamos nuestra actividad profesional bajo un propósito más humanista en el que el sueño a realizar sea el diseñar y construir un mundo por y para la felicidad de las personas utilizando a las empresas como arma de construcción masiva? La mejor evidencia de que se puede hacer, es ver que alguien lo ha hecho ya realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *